Saltar al contenido

Top 5 Ejercicios de Kegel Para Hombres

Metodo kegel

¿Quién no desea tener una vida sexual mucho más placentera? Para todo hombre es vital poder tener siempre un desempeño de nivel 1 en la cama. Pero muchas veces este rendimiento puede verse afectado por diferentes factores. Por fortuna, existen algunos métodos que ayudan a conseguir un mayor placer sexual. Se trata de los ejercicios de Kegel para hombres.

Seguro escuchaste hablar de estos ejercicios. Sin embargo, como fueron ideados para controlar la incontinencia urinaria de la mujer luego del parto, se cree que solo es para ellas. !Y no es así! Dado a que fortalecen los músculos del suelo pélvico (músculo PC), ofrece beneficios tanto mujeres como hombres,  entre ellos una mejora de la función sexual.

El método Kegel para hombres puede favorecer el crecimiento del pene, ayudar a tener orgasmos más intensos, a mejorar las erecciones y a controlar la eyaculación. Todo esto permite que tengamos una mayor confianza y autoestima en el ámbito sexual. ¿Te parecen pocas las razones para comenzar a practicar estos ejercicios?

5 Ejercicios Del Método Kegel Para Hombres

Ejercicios de kegel para hombres

Si buscas una tabla de ejercicios de kegel para hombres notarás que todos consisten en el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, el cual está formado por una capa fina de músculos y tejidos. Se concentra básicamente en el músculo pubococcígeo (PC), conocido también como músculo del sexo, y el objetivo es aprender a contraerlo y relajarlo.

Una gran ventaja de empezar una rutina de ejercicios Kegel es que se trata de actividades que, la mayoría de las veces, no requieren de un movimiento visible del cuerpo, ya que lo que se trabaja es una musculatura interna. Esto significa entonces que se puede practicar casi en cualquier lugar, al menos los ejercicios más básicos.

Por otro lado, los ejercicios del músculo PC se pueden realizar a cualquier edad y son muy sencillos. Además, no tienen ningún efecto secundario ni contraindicación, así que son seguros. Por ello, si has decidido comenzar a ejercitar este músculo, te voy a contar cuáles son los mejores 5 ejercicios que puedes poner en práctica.

1. Aprieta los músculos del suelo pélvico

Ejercicios kegel para hombres rutina

Si quieres ejercitar el músculo PC debes comenzar practicando el ejercicio más básico de todos: el de flexionar solo el músculo. Pero para poder comenzar y hacerlo correctamente necesitas tener bien ubicado dicho músculo. En caso de que aún no sepas cuál es, puedes saberlo aplicando una simple técnica.

Cuando vayas a orinar, trata de detener el proceso o intenta hacer más lento el flujo.  El músculo que se utiliza para esto es el PC. Pero ten cuidado, debes hacerlo sin tensionar otros músculos como los del abdomen, el trasero o las piernas.

También puedes identificarlo por medio de otra técnica. Teniendo tu pene erecto, trata de moverlo de arriba a abajo sin tocarlo. Mientras lo haces vas a identificar el músculo que estás flexionando para el movimiento. Está exactamente entre el ano y el escroto. Una vez que has entendido el movimiento, puedes comenzar con el ejercicio.

Antes de comenzar, debes asegurarte de tener la vejiga vacía. Lo puedes hacer sentado o acostado. Aprieta el músculo y mantenlo así durante unos 5 a 10 segundos. Descansa unos 5 segundos más y repite el procedimiento. Puedes hacer series de 10 o 20 todos los días. Es mejor si lo haces en la mañana, en la tarde y en la noche, así haces de los ejercicios Kegel para hombres una rutina.

2. Técnica del bordeo

ejercicios kegel hombres rutina

Si buscas ejercicios de Kegel para hombres PDF encontrarás esta técnica como una de las principales. Se trata de un método para la autoexploración. Con él lograrás conocerte mejor: tus tiempos, tu ritmo y lo que te excita. Para comenzar debes conseguir una erección, pero se recomienda que sea sin ayuda de la pornografía, sino solo con tu mano.

Para esto, debes eliminar cualquier tipo de distracción y relajarte. Debes disfrutar de cada uno de los estímulos que estás recibiendo. Pero lo más importante es que vayas prestando atención a tus tiempos y tu ritmo. No tienes que apresurarte, recuerda que se trata de autoexplorarse.

Durante la masturbación, vas a llegar al punto de no retorno, ese en el que se hace casi inevitable no eyacular. Justo en ese momento debes parar la estimulación manual y tratar de tranquilizar tu mente. Es posible que en un principio se te dificulte el trabajo de identificar el punto exacto para detener la estimulación y al final te corras. Pero no te preocupes. Si no lo logras, debes seguir intentándolo hasta que lo domines.

Una vez que logres parar, debes repetir el procedimiento durante unos 30 minutos más o menos. La idea es que puedas ir conociendo mejor tu cuerpo sin la presión de cuando estás en pareja.

3. Retira tu pene

rutina de ejercicios kegel

Si ya tienes dominado el ejercicio anterior, puedes pasar a practicar con tu pareja. En este caso la estimulación no será a través de la masturbación, sino directamente por la penetración. Cuando estés a punto de llegar al momento de no retorno, debes retirar tu pene para detener cualquier tipo de estimulación. Muchos aprovechan este momento para cambiar de posición y así se les hace más fácil detenerse.

Durante este procedimiento debes contraer el músculo PC durante al menos 5 segundos. Esto te ayudará a calmar el deseo de eyacular y podrás continuar con la relación sexual otro rato más. Puedes aplicar la técnica otra vez hasta que ya sientas que no puedes más. La idea es ir probando y desarrollando autocontrol.

4. Kegel inverso

Ejercicios musculo pc

Otro ejercicio bastante efectivo es el Kegel inverso. Esta es una técnica que puedes aplicar cuando hayas practicado lo suficiente las tres anteriores que te he descrito. Y es que en este caso, en lugar de flexionar el músculo, deberás relajarlo de una vez.

Este es más o menos un esfuerzo parecido al que se hace cuando queremos defecar. Por ello, aunque parezca obvio, debes tener cuidado al hacerlo. Para ponerlo en práctica, debes retirar igualmente tu pene cuando estés teniendo sexo con tu pareja. Y cuando dejes el estímulo sexual es cuando vas a realizar el kegel inverso.

Al igual que con los demás ejercicios, se trata de una técnica que se domina con la práctica. Debes hacerlo unas dos o tres veces. Y cuando lo hayas conseguido, notarás que prácticamente puedes elegir el momento de eyacular. Lo que significa entonces que podrás tener sesiones de sexo más largas y placenteras.

5. Controla la respiración

Rutina de ejercicios kegel

Otro ejercicio clave para mantener una erección tiene que ver con la respiración. Y es que para que los ejercicios de Kegel para el músculo el pubococcígeo tengan el efecto que buscas necesitas trabajarlo junto con el control de la respiración. Este, junto a la mente, son claves para controlar la eyaculación.

Para practicarlo debes empezar con una masturbación normal y en el momento que vayas a llegar al clímax debes contraer el músculo PC. Cuando lo hagas tanto tu respiración como tu ritmo cardíaco van a aumentar. En ese punto tendrás que bajar la intensidad de la masturbación y respirar profundamente hasta que tu excitación disminuya un poco. Justo ahí debes relajar el músculo PC y continuar con la masturbación para controlar tu respiración.

Hazlo varias veces hasta que llegues al clímax. En este caso el semen será escaso, pero se debe a la práctica que estás realizando.

¿Cuándo practicarlo?

Este es un ejercicio que puedes realizar diariamente. La idea es que practiques lo suficiente hasta que puedas controlarlo. Y es que es muy probable que las primeras veces no consigas detener la eyaculación. Pero poco a poco se va a hacer mucho más fácil conseguirlo. Solo cuando sientas que lo tienes controlado, podrás experimentar con tu pareja.

Teniendo en cuenta estos ejercicios, podrás mejorar y potenciar tu vida sexual. Eso sí, recuerda que aunque los ejercicios son sencillos, debes realizarlos al menos tres veces al día y debes procurar no apretar otros músculos al mismo tiempo (como el estómago o las piernas). Y finalmente, debes tener paciencia. Estos ejercicios solo toman unos 5 o 10 minutos al día, pero las mejoras se notarán solo unas semanas después. Al final, valdrá la pena.